“Las asociaciones han ido colaborando cada vez más en todo”


Cualquier vecino que entra en la Imprenta Higueras puede encontrarse a Antonio Navarro Santiago sumergido entre botes de tintas, maquinaria de impresión y sus guantes protectores. El concejal de Bienestar Social y Participación Ciudadana lleva 33 años dedicándose a este negocio familiar relacionado con el mundo de la tipografía, cartelería, encuadernación, etc. Diplomado en Educación General Básica, este palmeño de 59 años impartió clases en el colegio San Luis Rey de Palma del Río a alumnos de 8ª de Primaria en la década de los 80, posteriormente aprobó las oposiciones y obtuvo plaza de interino pero la rechazó para seguir cerca de su mujer, en su pueblo y en la empresa. Eliot, como es conocido, tiene de principal afición practicar todo tipo de deportes- balonmano, baloncesto, fútbol, ciclismo, atletismo-, tanto es así que cuenta con varios cursos como el de monitor nacional de atletismo, director de ciclismo nivel 1 y 2, o el de entrenador de baloncesto nivel 1y 2. Por encima de todo lo anterior, hay un apartado en la trayectoria personal de Navarro que destaca, quizás por circunstancias de la vida, en su palmarés: su ligazón a los colectivos sociales. Su experiencia adquirida a partir de 1995 en Apannedis le ha llevado a ser vicepresidente de la asociación –algo a lo que tenido que renunciar tras ser nombrado concejal- pero también es socio de muchas otras organizaciones palmeñas y ha sido un miembro activo en el Consejo de Participación Ciudadana antes de su aterrizaje en la política.

Acaba de aterrizar en la política pero lleva años relacionado con lo social ¿Cómo se ve ahora desde la otra perspectiva?

Hombre se ve totalmente distinto, cuando llegas verdaderamente a ocupar un cargo público es cuando te das cuenta de que es todo diferente a como tú te lo tenías planteado. Te lo tienes planteado de una forma porque no conoces cómo funciona la administración y cuando entras dentro es cuando te das cuenta de cómo funciona esto, que no es tan fácil como parece desde fuera. Es un cambio muy grande y es verdad que tiene una responsabilidad muy grande un concejal o un delgado y la gente cree que es más sencillo de lo que parece, pero no, es complicado. También es verdad que es una tarea grata, es bonito porque desarrollas un cargo que te gusta en este caso por ejemplo lo social. Es muy diferente pertenecer a una asociación a estar como concejal en una institución.

Una de las áreas que coordina es la de Bienestar Social, en los tiempos que corren tan complicados se verán aspectos muy duros ¿no?

Por supuesto, es complicado porque te das cuenta de la verdadera realidad que existe, la realidad que existe de personas que verdaderamente necesitan trabajo. Y lo fundamental es el trabajo, con trabajo se acaban los problemas. Entonces los recursos que hay ahora mismo en el Instituto Municipal de Bienestar Social están dedicados a solucionar problemas de estas familias que no tienen recursos económicos, personas que están cerca del umbral de la pobreza ya que no le entran ningún dinero y tiene que ser todo a través del Instituto de Bienestar Social. Y además, como el empleo es tan precario que dependemos exclusivamente del campo con los problemas que hemos tenido este año con la naranja, entonces hay personas que han trabajado muy poco durante el año , han trabajado días y eso supone que para la renta agraria les cuesta trabajo tener los días. Entonces dependen de los servicios sociales, hay te hablo ya no sólo de Solidaridad Palmeña de Alimentos que es el banco de alimentos sino también de ayuda a familias con menores, ayudas a mínimos vitales para pagar alquiler, luz o agua, para que no desahucien, es decir, que hay una cantidad de problemas impresionante. Y cuando llegas aquí te das cuenta de la realidad que existe porque hay personas que no se dan cuentan de que existe esta realidad. Tenemos la suerte de tener un Ayuntamiento que económicamente está bien y de tener un Instituto de Bienestar Social que tiene unos recursos que puede dar en cierto modo soluciones a los problemas que se nos plantea, pero que esta no es la solución. La solución es el trabajo y que toda persona esté ocupada, que se cree riqueza y así estará solucionado el problema.

¿Qué actividades tienen programadas para dar soluciones este verano a situaciones de riesgo de exclusión social?

Dentro del programa de Zona de Transformación Social tenemos una programación que se llama Escuela de Verano que en cierto modo es para dar respuesta a situaciones de ésta índole, familias en riesgo de exclusión social que sus hijos no tienen la posibilidad de tener en verano las actividades que otros niños tienen. En esta escuela de verano además tenemos un comedor con un catering y los niños tienen tres comidas, desayuno, almuerzo y después se llevan a su casa un picnic para merienda-cena. Entonces solucionamos otro problema a las familias que no tienen los recursos básicos principales como el alimento y a los niños se los proporcionamos. También enseñamos a los participantes diversas acciones de ocio saludable y habilidades sociales, toda esta programación se desarrollará en el colegio Ferrobús durante julio y agosto, está dirigida a niños de entre 4 y 14 años que pueden inscribirse hasta el 22 de junio. Otras actividades que se realizan son las visitas a la piscina municipal o al polideportivo.

Y en cuanto a programaciones veraniegas, en temas de Participación Ciudadana ¿Qué está pensado?

Pues a partir del 13 de julio comenzará el Participemos Todos que se desarrollará todos los miércoles hasta el 10 de agosto. Entre las actividades pensadas desde el Consejo de Participación Ciudadana y que contarán con la implicación de los colectivos, se desarrollarán temáticas relacionadas con el senderismo urbano, habrá una yincana acuática en el V Centenario, un recorrido histórico, la noche blanca o las lágrimas de San Lorenzo.

¿Cómo ve el concejal de Participación ciudadana el tejido asociativo palmeño?

Lo veo extraordinario. Cuando yo empecé en las asociaciones hace muchos años, el tejido asociativo en un principio era más reducido del que tenemos ahora, eran menos las asociaciones que participaban en las convocatorias de subvenciones. Pero es verdad que ha ido progresivamente aumentando y las asociaciones han ido colaborando cada vez más en todo, en presupuesto, en planificación de actividades y además Participación Ciudadana ha ido dependiendo más de las asociaciones, son ellas las que deciden revisan las actividades de las asociaciones para el reparto de los recursos y ellas reparten los locales que pertenecen a Participación Ciudadana.