“La historia de Oscar es otro estilo pero igualmente tiene el toque de la compañía, su toque canalla, sus chistes, sus cosas para los adultos”


Por la trigésimo tercera edición de la Feria de Teatro en el Sur ha desfilado una de las compañías que tienen una buena aceptación entre el público palmeño, se trata de El Espejo Negro. Desde Málaga han vuelto a poner sobre el escenario palmeño las dotes interpretativas de sus actores junto a la destreza que desarrollan en la manipulación de sus marionetas. A través de su nueva apuesta, Óscar el niño dormido, estos artistas han querido llegar al público infantil a través de un tema como el coma. Laín Calvente, hijo del director Ángel Calvente, ha sido el responsable de producción de la obra durante esta feria teatral.

La compañía suele presentar un formato burlón y de humor negro. En este caso regresa con una obra para el público infantil, háblanos de Oscar el niño dormido.
Sí, siempre el público está acostumbrado a eso pero hemos hecho un formato nuevo, familiar, y Óscar habla de superación. Ahora habla de la superación, de la historia de su vida y de lo que tiene que hacer uno para seguir adelante, transmitir a los niños lo que es el coma, sus secuelas, su importancia y que es una cosa que está ahí y es lo más normal, hay que vivir con ello.

Una obra que pretende ser didáctica ¿no?
Claro, porque los niños no tienen ni idea. No les enseñan lo que es el coma, sus causas, qué les puede pasar e incluso que les puede pasar por cualquier cosa. Entonces, están muy mal informados en ese aspecto. Aquí a través de las marionetas y la historia de Oscar se le explica todo y que quien padece el coma no es ni un bicho raro ni alguien que sea menos que ellos, son cosas que pasan y ya está.

Esta representación ha ganado el premio FETEN 2016 al mejor espectáculo de grandes formatos.
Pues sí. Fue bastante emocionante porque no llevábamos ni un mes estrenados y fue llegar y ganarlo. Pero sí, la gente está reaccionando muy bien, a parte que el público sale encantado y emocionado, que las marionetas consigan eso es muy importante para nosotros.

Entre los títulos más conocidos de la compañía está El esputo cabaret, una obra diferente a esta por completo ¿Hay algunos rasgos comunes?
Claro hombre, El esputo cabaret es el ejemplo de trasnochador y espectáculo del que está acostumbrado a El espejo negro, es el clásico digamos. Pero la historia de Oscar es otro estilo pero igualmente tiene el toque de la compañía, su toque canalla, sus chistes, sus cosas para los adultos. No solamente es para niños sino que es para toda la familia, a parte hay chistes para adultos con sus toques de picardía.

¿Qué expectativas hay para esta temporada de verano?
Las expectativas la verdad que muy bien. Óscar se está moviendo bastante, lo que pasa que ahora llegan meses que son más complicados, pero lo que es julio o septiembre se está llenando bastante. Muy bien y supercontentos con Óscar. De aquí a donde haga falta. Por ahora ya está todo cerrado.

El espejo negro viene de tratar en su trayectoria con un público adulto, en este caso se vuelca en el infantil. ¿Cuál es el más complejo?
Los niños, la forma de hablarles, tratarlos y explicarle las cosas hay que trabajarla más porque son niños pero no son tontos. No hay que tratarlos con ñoñerías ni nada, ellos cuanto más le expliques y mejor los trates como adultos, mejor entienden las cosas. El lenguaje es muy importante, el cómo explicar las cosas para que ellos lo entiendan. Pero con las marionetas y la forma nuestra parece lo pillan bastante bien.