El reparto de alimentos baja un 12% durante el primer semestre de 2017

Los datos de Solidaridad Palmea de Alimentos recogen que durante los primeros 7 meses de 2017 se produjo un descenso del 12% en las solicitudes de lotes alimenticios respecto al año anterior. “No es que haya disminuido la solidaridad, afortunadamente la solidaridad del pueblo palmeño sigue siendo enorme y gracias a Dios contamos con muchos recursos y fuentes de financiación”, matiza uno de los integrantes de Cáritas, Pedro Castellón. Concretamente, hasta el 31 de julio, se entregaron 528 lotes con productos de primera necesidad –fideos, macarrones, leche, fruta, batidos, pañales, cereales, potitos o gel de baño, etcétera- y de otro tipo como lejía o polvo de lavadora.
En el ejercicio de 2016, este grupo solidario atendió a 245 familias, 65 de ellas demandaron este servicio por primera vez. En total, 865 personas recibieron cobertura alimenticia gracias a un reparto anual de 1.215 lotes con un importe aproximado cada uno de 90 euros, esto se traduce en alrededor de 109.350 euros. “Estamos abierto a todo el que lo solicite y cumpla los requisitos que tenemos en el programa”, recuerda Castellón.
El perfil es variado entre quienes recurren a Solidaridad Palmeña de Alimentos. Según Castellón, antes de la crisis la labor iba destinada a “un determinado grupo de familias que socialmente estaban en unas carencias sociales y económicas grave”, pero en 208 “cuando se acrecentó el proceso de crisis aparecieron nuevos sectores de población como empresarios, trabajadores autónomos, chofer que se habían quedado sin empleo, albañiles”, describe. Una situación que continuó hasta 2012 y en la que “apareció un sector de población que no habíamos atendiendo”, asegura. Sin embargo, en los últimos años parece que ese panorama está cambiando y “ya va bajando eso, ya va bajando ese número de personas que han pasado ese periodo de crisis, han desaparecido en parte. Y digamos que volvemos a estar atendiendo a las familias que socialmente pues están en una situación que no varía mucho de un año a otro”, explica.
Este colectivo palmeño está integrado por seis asociaciones palmeñas como son: Manos Unidas, María Auxiliadora, Iglesia Evangelista, Cáritas Palma del Río, Ayuda al Drogodependiente Guadalquivir y el Instituto Municipal de Bienestar Social. Desde que se agrupasen en 2008 para este fin solidario –independientemente de sus respectivas acciones-, los profesionales del Instituto de Bienestar Social son los encargados de recibir las solicitudes, hacer las entrevistas y recabar la información para la documentación de quienes cumplen los requisitos para recibir esta ayuda alimentaria. Un reparto del que se encargan miembros de Solidaridad Palmeña durante todos los jueves y con la previa formalización de los Servicios Sociales.