Titiripalma acerca las marionetas a espacios abiertos y centros educativos

La cuarta edición del Festival Internacional de Títeres y Objetos, Titiripalma comenzó con la representación de Peneque el Valiente y Fu man chi, de producciones Miguel del Pino. En esta cuarta edición se ha intentado mostrar un abanico diverso de propuestas escénicas y de técnicas titiriteras nacionales e internacionales, que se complementan con funciones escolares y una exposición retrospectiva sobre Peneque, el títere de Miguel Pino que presentaron los hijos del creado.
De nuevo, la asociación cultural El Diablo Cojuelo en colaboración con el Patronato Municipal de Cultura ha puesto en marcha esta muestra que se desarrolló del 22 al 26 de noviembre. Un trabajo de ambos colectivos, junto al Patronato Municipal de Cultura, por asentar en la localidad palmeña una programación estable y de calidad relacionada con el mundo del títere y las artes escénicas para la infancia. Junto a la programación familiar abierta al público, destaca la participación de los escolares en las actividades a desarrollar proponiendo algunas de las funciones en horario escolar y con un marcado carácter didáctico. En esa programación, el público pudo disfrutar a lo largo de la semana de obras como El sol y el girasol que representará La Carreta en el teatro Coliseo donde abordó en este entrañable cuento el derecho a ser diferente. La Factoría Norte a través de Click! realizó un viaje por el mundo gracias a esos objetos que cobran vida, mientras que Tanxarina convirtió el parque Valparaiso en una cueva donde los títeres desarrolló su puesta en escena: Trogloditas. Desde Santiago de Chile (Chile), llega El Juego del tiempo de David Zuazola, un espectáculo de marionetas vanguardistas y únicas que relatan siete cuentos de siete minutos cada uno con la visión de siete directores pertenecientes a siete países distintos. Para el cierre, el italiano Gaspare Nasuto mostró Pulcinella en el parque de la Ribera de los niños; este profesional impregna de magia a sus muñecos en ese arte del títere napolitano con cinco siglos de antigüedad.
El alcalde de Palma del Río, José Antonio Ruiz Almenara, agradeció en nombre del consistorio a los organizadores “por hacer elegido a Palma y enfocar sus relaciones profesionales hacia este Festival Internacional de Títeres y Objetos, de manera que podamos aprovecharnos de ese saber hacer y de su conocimiento de las artes escénicas. Queremos que el teatro sea una seña de identidad de Palma del Río y que se nos conozca por ello en todos los lugares”. La teniente de alcalde de Cultura, Esperanza Caro de la Barrera, valoró cómo “este festival es muy importante porque Palma es teatro, pero tenemos que crear cantera, y Titiripalma mira especialmente hacia los niños. El día 20 de noviembre se conmemora el Día de la Infancia, y no es casual que Titiripalma se celebre coincidiendo con esa fecha. Este año se ha puesto el objetivo de tomar la calle: la Ribera de los Niños, el parque Valparaíso y la Plaza Mayor de Andalucía, y vamos a tener la suerte de contar con compañías de Chile y de Italia. Es una semana para disfrutarla en familia”.
Por su parte, la presidenta de la Asociación Cultural El diablo cojuelo, Mari Luz Riego, recordó que “nuestra colaboración comenzó en diciembre de 2013 con la extensión del Festival de Titiriteros solistas. En esta cuarta edición hemos intentado mostrar un abanico diverso de propuestas escénicas y de técnicas titiriteras nacionales e internacionales que se complementan con funciones escolares y la exposición retrospectiva Peneque, el títere de Miguel Pino, que se va a ilustrar con una serie de conferencias en los centros educativos”. El director del festival y miembro de la compañía A la sombrita, José Diego Ramírez, resaltó que “la programación de Titiripalma contempla espectáculos de niños, adultos y familiares, e intentamos hacer un abanico de las técnicas y compañías que pueden ser más interesantes a nivel nacional”.
La colaboración entre el Patronato Municipal de Cultura y la Asociación Cultural El Diablo Cojuelo comienza en diciembre de 2013, acogiendo en la Caseta Municipal la extensión de MITSOL, festival de titiriteros solistas. En estos años de colaboración se han realizado cuatro campañas de promoción del títere: Los domingos. Títeres en familia y Los Titiriviernes y, justamente, un año después nacía la primera edición de Titiripalma, que se desarrolló del 10 al 14 de diciembre de 2014 en el Teatro Caseta Municipal.