Rafael Romero del Rosal y María Jesús Luque exponen sus obras en la Diputación relacionadas con los Patios y el Flamenco

El Patio Barroco del Palacio de la Merced, sede de la Diputación de Córdoba, acoge la exposición de Rafael Romero de Rosal bajo el título 'Patios, personajes y su historia en el tiempo' en la que se exhibirán un total de 70 obras de carácter antológico y que podrá visitarse hasta el 30 de abril.
Una muestra en la que el autor aborda los Patios de Córdoba y sus cancelas, rostros de cordobesas y de personas mayores, además de otras obras de paisajes otoñales o de la ciudad de Venecia.
Una importante representación de imágenes inmortalizadas por Romero del Rosal en las que se puede apreciar una combinación de los colores más característicos y presentes en las calles y plazas de Córdoba. Además, el autor refleja minuciosamente los patios, con sus tonos azules combinados con los rojos de los geranios y de las buganvillas, tan característicos de la ciudad.
Rafael Romero del Rosal, que lleva exponiendo desde 1976 sus acuarelas, ha sabido además inmortalizar estampas tan típicas de la ciudad como su San Rafael, sus callejas, sus patios o rincones de la Ribera, entre otros.

FLAMENCO, DE MARÍA JESÚS LUQUE PERALBO
La Sala de la Arpillera acoge también, esta tarde, la exposición de pintura de la artista María Jesús Luque Peralbo bajo el título 'Flamenco', en la que se muestran 19 obras que hacen un recorrido por la Córdoba de la “Guitarra, el patio y la poesía”.
Así lo afirma su autora quien, además, destaca que “es un compendio de recuerdos de las largas noches de verano, de los murmullos breves del agua al amparo de una conversación tranquila en un Patio Cordobés, donde la comunicación interpersonal e intrapersonal nos situaba desde pequeños como notas de una ancestral y templada melodía".
Diplomada en Magisterio, Filosofía y Letras y Logopedia, esta pintora ha viajado a distintos países con la intención de conocer nuevas culturas y sus raíces. Desde hace años ha combinado su evolución académica reglada con la pintura, un mágico lenguaje que posibilitaba expresarse libremente desde el patio de su infancia. Esta exposición junto con el libro 'Flamenco' es el agradecimiento de María Jesús Luque, como ella misma expresa, a esa jonda comunicación y expresión de todo un pueblo.