La campaña Córdoba en Azahar reparte 25.000 sobres promocionales con la flor del naranjo

Por tercer año, la empresa Rurapolis se ha encargado de organizar la promoción de Córdoba en Azahar. La campaña pretende potenciar las cualidades aromáticas y turísticas de esta flor que germina en el naranjo y da como fruto la naranja. En esta edición se han distribuido 25.000 sobres cargados con azahar para que los ciudadanos o entidades interesadas puedan enviarlos a quienes deseen, todo ello con el fin de promocionar el territorio cordobés. “Es una campaña de cultura-flor, de turismo de flor”, resumió el socio director de Rurapolis, Francisco Gordejo; en esta ocasión, la novedad ha residido en los sobres repartidos en los trenes de alta velocidad que cubren los trayectos entre Córdoba y las ciudades de Valencia, Zaragoza y Barcelona. “Córdoba de alguna manera se abre al mundo a través de estas flores de azahar que enviamos en los sobres”, destacó Gordejo antes de insistir en que “es una invitación a venir a Córdoba y vivir Córdoba en clave de azahar”. Esta promoción tiene su carácter social, tras la recogida de la flor en el naranjo, tanto usuarios de asociaciones sin ánimo de lucro –como Down Córdoba- se encargan de empaquetarlas.
El vicepresidente cuarto de Diputación, Salvador Blanco, habló de “idea esplendida” y “tenemos un producto que da qué ofrecer a todo los que nos visitan”. Incluso recordó cómo en entre 1920 y 1930 “había una fábrica de agua de azahar” en Palma del Río, de la familia Rosa. Por su parte, el alcalde, José Antonio Ruiz Almenara, aseguró que “Córdoba es una ciudad bella y que siempre tiene esa mentalidad artística en toda su historia”. Para el regidor palmeño “la belleza se puede bien resumir en el azahar, en su olor, en la visión de la flor. Al fin y al cabo, es algo que se puede identificar con nuestro territorio”, valoró.
La concejala de Turismo, Esperanza Caro de la Barrera, mencionó la naranja como “una de nuestras señas de identidad” pero también “es precisamente la flor del naranjo, la flor de azahar”. Un elemento éste último que “significa abrirse a la primavera, empezar una nueva etapa, empezar con fuerza y ganas lo que queda de año”, destacó.