El parque de viviendas existentes en la localidad alcanza las 9.100 unidades

El alcalde de Palma del Río, José Antonio Ruiz Almenara, y la delegada territorial de Fomento y Vivienda, Josefina Vioque, presentaron en el Centro de Innovación y Tecnología “Manuel López Maraver” unas jornadas informativas sobre el Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Palma del Río, en las que se sucederán una serie de ponencias a cargo de responsables técnicos de la Consejería de Fomento y Vivienda, y una mesa redonda que contará con la participación de los arquitectos redactores del Plan y las asesoras jurídicas del departamento de Urbanismo del consistorio palmeño.
El Plan Municipal de Vivienda y Suelo se aprobó inicialmente, por el Pleno del Ayuntamiento el pasado mes de marzo. Tras su publicación en el BOP de Córdoba de 9 de abril de 2018, se abrió el periodo de Información Pública por 30 días donde se pudo presentar reclamaciones y sugerencias.
El Plan Municipal de Vivienda y Suelo se elabora por el Ayuntamiento de Palma del Río dentro de la política destinada a promover las condiciones necesarias para satisfacer el derecho a una vivienda, digna y adecuada, recogiendo en un Documento las necesidades reales de vivienda de los habitantes de nuestro municipio, las medidas que deben acometer las políticas de vivienda municipal para satisfacer esta demanda, y la planificación y programación de las actuaciones concretas en aras a consecución del objetivo indicado. Se trata de una exigencia legal para los Ayuntamientos a tenor de lo dispuesto en la ley Reguladora del Derecho a la Vivienda en Andalucía y puede ser un criterio preferente para que el Municipio sea beneficiario de las actuaciones subvencionables previstas en el Plan Autonómico de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía.
En el primer apartado de este documento, el relacionado con la información y diagnóstico, se ha llegado a la conclusión en materia de análisis de población que ésta se ha mantenido constante en los últimos diez años; y, de hecho, prevé que continuará así en las próximas dos décadas, es decir, entre los 21.000 y 22.000 habitantes. Del análisis también se desprende que las unidades familiares han venido reduciendo el número de miembros, por eso más del 50 % de las familias están compuestas por uno, dos o tres miembros, un dato que demuestra cómo la evolución del tamaño medio del hogar ha ido disminuyendo.
El grueso de la pirámide poblacional se encuentra entre los 35 y los 60 años por lo que se estima un envejecimiento constante de la población, que demandará la adecuación de la vivienda a las necesidades funcionales de las familias. Respecto a la demanda de vivienda, de los datos del Registro Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de Palma del Río, se deduce que la mayor parte de los demandantes de vivienda demandan viviendas en alquiler con opción a compra, el perfil de demandantes son menores de 35 años, con ingresos inferiores a 2,5 veces el IPREM.
A la hora de observar el parque de viviendas existentes en la ciudad, el texto recoge que aproximadamente 9.100 inmuebles, aunque de esa cantidad unos 1.000 están vacíos y pueden servir para políticas que favorezcan la puesta en el mercado del alquiler de estas viviendas. Las viviendas existentes están localizadas en edificios plurifamiliares en un 65 % y en edificaciones unifamiliares se encuentran entorno al 35 %. En este sentido, de los edificios plurifamiliares existentes, el 38 % tiene o va a tener problemas de accesibilidad.
Tras recopilarse los datos, el Plan establece ocho objetivos orientados a lograr el acceso de la ciudadanía a una vivienda digna y adecuada a sus necesidades, con unas condiciones económicas proporcionales a los ingresos del hogar; evitar ocupaciones irregulares o poner en el mercado las viviendas vacías, entre otros. Para ello se han dibujado tres estrategias principales: Información y asesoramiento a la ciudadanía, Acceso a la vivienda y rehabilitación edificatoria y regeneración, además de Renovación urbana, eficiencia energética y accesibilidad.
Dentro de cada estrategia se han incluido una serie de actuaciones destinadas a conseguir los objetivos marcados en el PMVS, entre las que destacan actuaciones destinadas a prestar un asesoramiento jurídico y técnico para la defensa del derecho de su vivienda, para obtener ayudas o subvenciones de las distintas administraciones públicas; difusión de los distintos Planes de Vivienda, estatales, autonómicos y municipal; actuaciones destinadas a poner en el mercado del alquiler edificaciones o viviendas para que la población pueda acceder a ellas de manera asequible; actuaciones para la adecuación y accesibilidad de inmuebles y espacios públicos con criterios de eficiencia energética y máxima sostenibilidad, a través de la rehabilitación y regeneración urbana.
Esta línea de actuación tiene una vigencia de cinco años y pretende servir como documento dinámico que se adapte a las necesidades habitacionales de la población en cada momento. Para cumplir con lo trazado, se contemplan tres líneas fundamentales de financiación; una de carácter propia, o sea, mediante aportaciones económicas a través de los presupuestos municipales y del Patrimonio Municipal de Suelo, apoyo técnico del personal al servicio de la administración local y aportación de suelo y viviendas de titularidad municipal. También la aportación derivada de conciertos o convenios con la Consejería de Fomento y Vivienda y otras Administraciones Públicas. Y en tercer lugar, las Ayudas, subvenciones, prestaciones previstas por la Junta de Andalucía y el Estado - derivadas de los diferentes planes y programas de vivienda, rehabilitación y eficiencia energética-, así como la financiación procedente de los fondos FEDER, UE y Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI).
El Plan ha sido elaborado, diseñado y proyectado desde la participación ciudadana, en cumplimiento de la Ley Reguladora del Derecho a la Vivienda en Andalucía de forma que se ha fomentado la participación de los agentes económicos y sociales más representativos, colaborando con las asociaciones profesionales, vecinales, de los consumidores y de demandantes de vivienda protegida. Para fomentar la participación ciudadana, se elaboró un Plan de Comunicación y Participación Ciudadana, donde se recogía el itinerario para garantizar la participación efectiva en las distintas fases de elaboración, aprobación y ejecución, de forma que una vez aprobado definitivamente, se iniciará una Fase de gestión, seguimiento y evaluación del Plan Municipal de Vivienda y Suelo, que se prolongará durante toda su vigencia.