Orfebrería y pasión


Javier Ruiz Cabrera es un joven de nuestra ciudad que se dedica a la orfebrería. En cuanto a su formación, en 2002 se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla y cursó un ciclo de orfebrería y platería artística que concluyó en 2004, año en que montó su propio taller en Palma del Río. Su primer trabajo fue el templete para la Virgen de Belén que tuvo su estreno en septiembre de ese mismo año. Desde entonces está trabajando para las hermandades y el mundo cofrade. En él se unen su profesión y su pasión, ya que sus trabajos están relacionados con las Hermandades y el arte sacro. Su pasión por la Semana Santa le viene desde pequeño. Desde muy joven es miembro de la hermandad de la Borriquita junto a su padre. Ya en 2007 se presentó para presidir el Consejo de Hermandades y lo hizo hasta 2011.
Su trabajo es artesano. Crea y restaura todo tipo de objetos religiosos: diademas, potencias, puñales, libros de regla, respiraderos, pasos… Cuando una hermandad le hace un encargo primero observa el estilo artístico que luce. Si le piden que las oriente artísticamente, siempre les aconseja que guarden un mismo estilo desde la Cruz de Guía hasta el Manto de la Virgen. “Depende de la idiosincrasia: Gótico y Renacimiento para Hermandades serias y Barroco para las más alegres”. Realiza en primer lugar varios bocetos a carboncillo. Cuando es un elemento relacionado con una imagen, tiene que ser proporcionado toma medidas ( longitud, diámetro de la cabeza…). Se presenta a la hermandad los bocetos. El material empleado depende del presupuesto de la cofradía. Lo más común es el latón y cada vez menos la alpaca y como metales nobles plata de ley o el oro, aunque en su caso no ha llegado a trabajarlo nunca. A continuación se pasa el dibujo al metal, y comienza el proceso de repujado. Las herramientas de la orfebrería también son artesanas echas con barras de metal templado y con una lija les va dando forma: baquetones, almendras, cinceles…Hace el repujado en la plancha metálica dispuesta sobre un rosco de pez (una mezcla de pez rubia, almagra y aceite de girasol) que tiene suficiente consistencia para abultar el metal. Se saca, se da la vuelta y el volumen se queda en la cara positiva. Después de esto se disuelve en agua y ácido sulfúrico para eliminar impurezas. Pulir, seguetear y calar y se obtiene la pieza para mandarla a los baños (plata, oro) y si lleva piedras se le engarzan. El tiempo en realizar una pieza depende del tamaño de la obra y del dibujo.
Nos cuenta que la clave es un buen dibujo; “un buen dibujo es un buen trabajo”. En Palma casi todos los hermandades llevan algún trabajo suyo. La pieza con la que más ha disfrutado es el templete de la virgen de Belén: “cada domingo de Romería cuando sale de la Ermita a mí se me para el reloj”. Artísticamente está muy orgulloso delel libro de regla del Santo Sepulcro.
Le preguntamos por sus proyectos actuales y nos cuenta que estos tiempos la crisis nos afecta a todos y las Hermandades tienen menos presupuesto, aunque todos los años tiene encargos. Está inmerso en un libro de regla de la para la Hermandad del Vía Crucis.
Para terminar desea a todos que disfruten de la Semana Santa. “La Semana Santa identifica a los andaluces. Forma parte de nuestra personalidad independientemente de la ideología de las personas”.